A partir de desechos de láminas de triplex y acrílico, la idea fue crear una lámpara con dos lecturas: planos de líneas en el día y líneas de luz en la noche.